jueves, 25 de octubre de 2007

Historia/cuento para lenguaje.

La vida de una adolescente

Mi mundo estaba dividido en dos. Una de ellas corresponde al amor y la otra al odio. La gente dice que uno nunca puede llegar a odiar. Pues la gente miente, yo llegue a odiar, lo odie tanto que mi orgullo no dejaba que le hable, mire o trate bien.

Todo empezó hace unos años, habíamos tenido largas conversaciones en verano. Pero todo cambio cuando llegó el primer día de clases, estaba diferente, no me saludaba ni miraba. Nos peleamos un par de veces, desde ahí nuestra amistad fue cayendo.

El día más esperado llegó, mi cumpleaños. Le pedí a Gonzalo que fuera una de mis rosas pues lo consideraba algo especial. Gonzalo es de esos chicos que pretenden no tenerle miedo a nada, pero al final de uno u otra forma siempre la tienen. Lo consideraba algo especial pues hizo que me sintiera diferente a las demás. Y aunque nunca se dio cuenta, a veces dependía de él. Me prometió que iba a llegar temprano, solo por mi. ¿Llegó? Si, pero tarde. Me dolió y demasiado, desde ahí no lo considero algo especial, sino uno mas del montón. Se que suena duro y también lo fue, tuve que olvidar las conversaciones hasta altas horas de la noche y concentrarme en otras cosas.

Por otro lado, en el amor, esta Piero, es lo opuesto a Gonzalo, en el colegio es de esos chicos que no hablan, los cuales se sientan atrás en cada clase para pasar desapercibido. No se mete en problemas, es callado, tranquilo y educado. Lo conozco desde siempre, solo que nunca había tenido ninguna conversación con él. Pero ese año, me toco estar junto a el, ¿quién iba a pensar que terminaría siendo su amia?

Mis amigas también están por ese lado, son lo mejor que tengo en mi pequeño mundo. Hemos tenido problemas y de los serios, pero los hemos sabido superar. Empezaré a describir a mis mejores amigas. Anastasia, siempre está ahí, en todo momento y en todo lugar. Somos diferentes pero nos entendemos. Siempre esta haciendo locuras para hacernos reír. Vive enamorada. Después le sigue Tuli, fuimos súper mejores amigas hace 2 años, ahora lo hemos vuelto a ser pero no como antes. Tuli, siempre tiene algo que decirte, es especial. Te comprende, pero si no le gusta algo, cuidadito porque te lo dice, te guste o no. Luego viene Blanca, ella es un caso. Siempre con sus audífonos a la mano. Se preocupa por ti, hace todo lo posible para que te sientas mejor en el peor de tus momentos. Tiene novio, se llama Gastón. Y por último, con la persona que mas problemas tienen, Ana. Ya no está en el colegio, pero seguimos saliendo, hablando por teléfono para variar sobre chicos. Obviamente no la veo todos los días pero sigo en contacto con ella. Y no me podía olvidar de Raúl, lo conozco desde los 9 años, vivimos tan cerca que todos los días viene a visitarme y yo a el. Nos conocemos tanto que no necesitamos hablar para entendernos. El tiene cierto problema con las chicas, y aunque no quiera aceptarlo, es un rompecorazones.

Ahora que recuerdo, hace unos meses atrás salí con Ana, Andrés y Piero. Primero fuimos por las calles de surco, las recorrimos, hablamos y aproveche en conocer más a Piero. Ana y Andrés estaban en otro lado, hablando sobre cosas del pasado. Me di cuenta que Piero vale mucho más que Gonzalo y no iba a desperdiciar ninguna oportunidad. La verdad es que me gustaba Gonzalo. Al poco tiempo, volvimos a salir, esta vez a la casa de campo de Ana, era hermosa. Fuimos al cuarto de invitados, ahí empezamos a hablar y me di cuenta que Piero quería hacer otra cosa, al igual que Andrés. Sin darme cuenta estaba sola con Piero, no podía ignorarlo, la tentación me ganaba. En esos momentos deje de pensar en Gonzalo, me había decidido a olvidarlo. En instantes, Piero y yo estábamos besándonos.

Ahora que Piero está en mi mundo me he dado cuenta de lo importante que es confiar en las personas que me rodean. Me dijo que lo que había pasado ese día, lo conservemos como un secreto. Pero es imposible no contarle a una de tus mejores todo lo que pasó. El también lo contó, solo que no le dije nada, ahora estamos iguales. A veces pienso que soy solo la chica del fin de semana o con la que puede besar sin compromiso. Pero yo lo disfruto y ese es el problema, ahora estoy pensando en como resolver este pequeño problema.

Dejando de lado a Piero, hace días que no pienso en Gonzalo, pues como mencioné he decido olvidarme de él. Lo logré y me siento orgullosa de aceptarlo, el no era el chico para mi y espero que algún día encuentre a alguien que lo quiera y lo haga sentir especial y diferente, como alguna vez me hizo sentir. Y aunque el no quiera resolver las cosas conmigo, estoy segura que cuando madure y se de cuenta de las cosas, me buscará y yo estaré ahí.

Para concluir, estas líneas que he escrito, son algunos de los hecho más importantes de mi vida, los cuales irán cambiando a lo largo de los días, meses y años. Estoy en una edad en la cual pienso que puedo hacer lo que quiera y algunas veces lo hago. Pero un buen amigo me dijo un día que siempre piense en las consecuencias y eso es lo que hago desde ahora en adelante. Cometí muchos errores en el pasado pero aprendí y sé que no los volveré a cometer. Y respecto a Piero y Gonzalo, son solo chicos y así lo seguirá siendo siempre.

Extraído de “The Chaos”
Anónimo.

4 Que pensaran..:

Brujita. dijo...

pta esta increible :D!

JackTheRipper dijo...

Wow me quede impresionado en tu forma de escribir. Aunque no se mucho de espanol eso si fue excelente! Sabes darle tanto detalle y tanto sentimiento que haces el que esta leyendo lo siento tambien.
=)

Anónimo dijo...

=O
Soy el "buen amigo"!
hahaha ^_^ q chvr

ValeRia dijo...

Yo Soy ana Banana! //Esta MUUUY bueno niña espero que sigas escribiendo =) y me gusta mucho ver que vas madurando cada vez mas ojala yo tambien madurara asi v_v meh bueno te quiero mucho =) besotes!!!!